Mejores destinos históricos y culturales de Berlín

La capital de Alemania ha sido el centro de todo tipo de movimientos históricos y culturales durante varios siglos, por lo que se considera un territorio rico en monumentos, relatos y cultura.

A continuación, se destacan varios de los destinos históricos y culturales en Berlín mas emblemáticos.

Siendo un territorio con gran valor histórico, existen decenas de lugares impresionantes. Sin embargo, es imprescindible, para profundizar en la cultura, avistar los siguientes:

Monumento al Holocausto

Se elaboró en memoria de los judíos que padecieron bajo el poder de los nazis.

Se integra por una extensa zona cuadriculada de pasillos en la que se alzan grandes bloques de hormigón de variadas alturas, teniendo, dicho sea de paso, un sótano en el que se encuentra el centro de información. Alberga los nombres, fechas de nacimiento y fecha de defunción de las víctimas.

El  monumento abre de martes a domingo desde las 10:00 hasta las 20:00 horas, exceptuando los meses de octubre a marzo, que cierran a las 19:00 horas.

monumento holocausto berlín

Parque Tiergarten

Es el parque más popular y grande de la ciudad en cuanto a extensión, con 200 hectáreas. Se puede recorrer en bicicleta o caminando. Ambas opciones son recomendables, aunque la primera ayuda a abarcar más terreno.

Destaca por el Monumento Soviético que se construyó en memoria de los más de 80.000 soldados rusos que padecieron en la batalla de Berlín. También alberga la Columna de la Victoria y el Monumento Nacional a Bismarck, desde donde se ofrecen las mejores vistas.

En uno de los laterales del parque, cerca de la puerta de Brandeburgo, se ubica el Reichstag ─el Parlamento Alemán─, otro de los destinos más emblemáticos de Berlín. Permite reservar la entrada de forma online, ofreciendo la posibilidad de subir a la cúpula de cristal, diseñada por Norman Foster.

El Café AM Neuen See es uno de los locales más hermosos, puesto que se ubica en el cruce de ríos, dando una perspectiva impresionante del agua y la ciudad.

Parque Tiergarten

Barrio de Kreuzberg

El famoso barrio turco es uno de los destinos más creativos y admirables que visitar en territorio berlinés.

Su nombre se debe a la gran concentración de inmigrantes turcos que habitan la zona, por lo que se puede disfrutar de muchas maravillas culinarias de la nación, incluyendo además la música y cultura general.

Entre las atracciones que ofrece el barrio de Kreuzberg se distinguen:

  • Cadena de tiendas de ropa alternativas,
  • Decenas de grafitis. Muchos famosos, como el Nature Morte y Astronaut Cosmonaut,
  • Todos los martes y viernes, desde las 11:00 hasta las 18:30 horas, se permite el acceso al mercadillo en la parada del metro Schönleinstrasse, y
  • Las mejores hamburguesas de Berlín se encuentran en el Burgermeister. Por otro lado, también se pueden degustar los famosos kebabs turcos.
Barrio de Kreuzberg

Catedral

La Catedral o Berliner Dom es el templo religioso de mayor importancia en la ciudad, ubicado en la Isla de los Museos, cerca del río Spree.

Vislumbra por la cúpula de cobre de color verde, debido a la oxidación, y en su interior, el altar. Fue construido en base de mármol blanco y ónix amarillo. Ahí mismo, en la Cripta de los Hohenzollern, están las tumbas de varios miembros de la familia imperial del mismo nombre.

En lo más alto de su cúpula se pueden obtener increíbles vistas del río Spree y Berlín.

Cerca de la estructura está el parque James-Simon, considerado el destino idóneo para comprar postres y admirar la catedral. Además, es posible alquilar un paseo en barco por el río en durante cualquier hora del día.

Está abierta a visitas de lunes a sábado desde las 9:00 hasta las 20:00 horas. Los domingo y días festivos desde las 12:00 hasta las 20:00 horas.

Catedral de Berlín

Memorial Kaiser Wilhelm

Es la segunda iglesia más importante en territorio berlinés. Fue destruida durante los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, y los habitantes decidieron dejarla como tal para mostrar a las futuras generaciones los efectos que conllevan este tipo de guerras.

Es, por tanto, uno de los destinos con gran impacto histórico en la ciudad. Cualquier día es idóneo para visitarla, considerando que está abierto de domingo a domingo desde las 9:00 hasta las 19:00 horas.

Memorial Kaiser Wilhelm

Berliner Unterwelten

Se compone por una red de túneles y búnkeres debajo de la ciudad, tan compleja como extensa. Alberga hasta tres mil búnkeres que se empezaron a construir poco después de que se percibiera la derrota de los alemanes en la Segunda Guerra Mundial.

Existen distintas visitas guiadas sin ánimo de lucro, donde los turistas pueden conocer la historia, recorrer las instalaciones y ver los sitios donde los berlineses pensaban ocultarse durante una guerra atómica.

Berliner Unterwelten

Nueva Guardia

Fue construido por el arquitecto nativo Friedrich Schinkel, con el propósito de elaborar una estructura para conmemorar la derrota del exemperador Bonaparte y la consecución de la libertad de Berlín. El monumento se inauguró en la muralla de la ciudad en 1818.

En el decenio de 1960 sirvió para recordar a las víctimas del fascismo, así como en la actualidad se considera el monumento nacional de las personas que padecieron en las Guerras Mundiales y en honor a todas las víctimas de la dictadura.

Entre sus mayores atractivos alberga la reproducción de Käthe Kollwitz, mártir del régimen nacionalsocialista frente artistas de vanguardia. Su escultura, Madre con hijo muerto, fue inspirada en la trágica muerte de su pequeño durante la Segunda Guerra Mundial.

Nueva Guardia

Campo de concentración de Sachsenhausen

Fue construido a mitad de 1936 por prisioneros de otros campos de concentración. Tiene la capacidad de soportar hasta 200.000 personas, cifra que fue superada en la década de 1945 por los cautivos.

En primer lugar encerraban a los adversarios políticos del régimen nacionalsocialista, sin embargo, pronto optaron por apresar a los grupos ‘inferiores,’ bien sea en el aspecto racial o biológico.

Los presos agonizaban por enfermedades, hambre o trabajos arduos. De lo contrario, tenían la desdicha de vivir para someterse a las incontables técnicas de exterminio masivo.

Campo de concentración de Sachsenhausen

Cuando cayó el régimen nacionalsocialista fueron rescatados hasta cuatro mil enfermos y otros miles de centenares de personas. Esta fue una experiencia que cambió la nación, moldeó la cultura e impulso su evolución social, política y cultural.