6 cosas que no podrás dejar de ver en Berlín

Alemania es uno de los centros históricos, científicos y turísticos importantes de Europa. Siendo Berlín, su capital, un destino apasionante y emblemático donde se puede encontrar toda magnitud de obras, museos y monumentos.

A continuación, se detallan los sitios asombrosos que visitar en Berlín.

Puerta de Brandeburgo

Es uno de los pocos monumentos que sobrevivieron a los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial, y su valor histórico lo posicionó entre los destinos importantes dentro de la capital alemana.

Asume la forma de un arco del triunfo y destaca por la cuadriga de cobre que representa a la Diosa de la Victoria, situada en la parte superior. Se fundó a principio de la década de 1790, así que no solo las tropas de Hitler la han atravesado, sino también las del exemperador Bonaparte.

Se ubica en Pariser Plaz, justo en la frontera que dividía a las dos Alemanias. Una vez que cayó el Muro de Berlín, la puerta de Brandeburgo se convirtió en el nuevo ícono de la ciudad.

La puerta es el final e inicio de la avenida Unter den Linden, una de las calles memorables a nivel cultural en Berlín. Alberga los edificios de la Nueva Guardia, con una estupenda escultura en su interior, y Bebelplatz, donde se extienden un monumento en el suelo en memoria a la quema de centenares de libros en la Segunda Guerra Mundial.

Muro de Berlín

Se construyó finalizando la Segunda Guerra Mundial y comenzando la guerra fría entre los comunistas soviéticos y los aliados. En consecuencia, se dividió en la República Federal de Alemania (RFA) y la República Democrática de Alemania (RDA).

Durante casi tres décadas, gracias a la existencia del muro de cuatro metros de altura, las personas arriesgaban sus vidas para reunirse con sus familias, amigos y conseguir mejores oportunidades económicas y de libertad en general.

Con el tiempo, las manifestaciones e indignación de los habitantes producirían a finales de 1989 una ruptura en el muro, donde los habitantes de la RDA protagonizarían su caída en compañía de los habitantes de la RFA.

En la actualidad, se ha convertido en un hecho histórico y un lazo de fortalecimiento para la reunificación de Berlín.

La parte más larga, de casi un kilómetro y medio de largo, todavía se preserva: se nombró East Side Gallery (Galería del lado Este) y es uno de los destinos más emblemático de Berlín. Se le denomina ‘galería’ por los grafitis con los que fue decorado, entre ellos destacan:

  • El beso entre dos líderes comunistas, y
  • El coche saliendo del muro, que muestra una breve historia de Berlín y mensajes de paz.

Checkpoint Charlie

Es uno de los destinos más completos sobre la guerra fría. Además de ser el punto de control mayor concurrido en la ciudad.

Poco más que asombrarse por la reproducción del puesto de mando, permite la entrada a una de las colecciones más emblemáticas de Alemania. Alberga objetos originales, documentos de la guerra fría y otros artículos sobre la construcción y destrucción del muro.

Asimismo, se puede acceder al Museo de Topografía del Terror, al cual se le anexan importante restos del muro y una sorprendente exposición sobre las herramientas de seguridad nazis.

Barrio judío

Se ubica al norte de la Isla de los Museos, siendo uno de los destinos imprescindibles durante una estadía en Berlín. En el barrio judío vivía la mayor comunidad judía de la zona, antes de los sucesos de la Segunda Guerra Mundial.

Uno de sus más grandes atractivos es el Rosenstrasse, donde se ubica el monumento Block der Frauen, dedicado a todas las mujeres alemanas casadas con judíos que evitaron, con sus manifestaciones, que sus esposos fueran enviados a campos de concentración.

También se ubican placas doradas en el suelo de innumerables casa con el nombre de las familias judías que habitaban la vivienda antes de que fueran capturados.

Cerca de la misma calle se ubican los Hackesche Hofe, ocho patios interiores que se comunican por pasajes entre edificios modernistas, y la Hackescher Markt, una plaza triangular ambientada por una cadena de restaurantes y terrazas que brindan bellas vistas. Unos destinos que no se pueden obviar.

Se aconseja visitar el Memorial Jewish Cementery: el cementerio judío que solo alberga la lápida del pensador Moses Mendelssohn. Representa la visión de la Nueva Sinagoga. Transmite fuerza, valor y esperanza.

Alexanderplatz

Se ubica en el centro, siendo una de las plazas más populares y un destino sin igual en toda la ciudad. Está cerca del Río Spree y el Palacio de la República, y alberga la Torre de la Televisión, con más de 350 metros de altura.

Desde la torre se pueden conseguir las mejores vistas de la ciudad y una cena de lujo en su restaurante en las alturas. Tanto la visita como la cena se pueden reservar de forma online para disminuir el tiempo de respuesta.

Por otro lado, hay que visitar la Fuente de la Amistad, la Galería Kaufhof y el Reloj de las Horas del Mundo los cuales no se encuentran muy lejos de la torre. En un par de horas se pueden admirar y adquirir una mayor comprensión de la cultura germana.

Otras grandes atracciones en Alexanderplatz son:

  • Su servicio de metro, trenes y tranvías. Por lo que es más fácil ir a cualquier otro punto de la ciudad,
  • El Hotel Park Inn by Radisson, donde se avistan hermosas puestas de sol,
  • El local Zur Gerichtslaube, una de las mejores sazones nórdicas,
  • La iglesia Marienkirche, un destino cultural, histórico y muy valorado por su arquitectura,
  • El ayuntamiento de la ciudad, y
  • La Rotes Rathaus.

Museo de Pérgamo

Berlín alberga más de 360 museos, lo que la posiciona como la mayor oferta culturalen Europa.

Muchas de sus instalaciones ofrecen importantes objetos antiguos, como el Museo de Pérgamo, el más concurrido de Berlín por albergar colecciones casi tan arcaicas como la cultura occidental.

Entre las obras más importantes destacan:

  • La reconstrucción de la Puerta Istar de Babilonia,
  • El Altar de Zeus de la ciudad de Pérgamo, con más de dos mil años de antigüedad,
  • La fachada de Mushatta,
  • El salón de Alepo, y
  • La puerta del Mercado Romano de Mileto.

Se ubica en la Isla de los Museos, y se construyó según la medida de su colección. Está conformado por el Museo de Arte Islámico, la Colección de antigüedades clásicas y el Museo del Antiguo Oriente Próximo.